Escudo de la República de Colombia

HISTORIA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL

Vista desde los documentos históricos.

La División de Gestión Documental presenta un recorrido histórico, como fruto del trabajo de construcción e historias institucionales que se requieren para la elaboración de las Tablas de Valoración Documental, que así mismo son necesarias para la organización del archivo histórico.

Dicho recorrido va acompañado con la construcción de la Nación, se exponen aquí los periodos históricos que fueron transformando la educación superior en el país, su evolución y los cambios representativos al interior de nuestra Institución, dados en el tiempo hasta la consolidación de la Universidad Nacional de Colombia.

Los periodos históricos aquí expuestos fueron construidos y definidos por un equipo Académico interdisciplinario de la Universidad en la Sede Bogotá denominado Comisión de Valoración Documental, Ente asesor del Comité de Archivo de la Sede Bogotá, que analizó las etapas que revistieron una transformación radical en la estructura y en la organización de la Universidad a lo largo de su vida institucional.

1. Antecedentes de la Universidad Nacional de Colombia

La Universidad Nacional de Colombia fue creada luego de un extenso y complejo proceso de idealización y consolidación de una Instrucción Pública Nacional; iniciando en el año de 1803 con establecimientos y procesos científicos fundamentados en la Ilustración europea propios para la investigación, la divulgación y el reconocimiento del territorio y de la nación como El OBSERVATORIO ASTRONOMICO NACIONAL y la misma EXPEDICIÓN BOTÁNICA del Nuevo Reino de Granada, que confluyeron en la segunda década del siglo en busca de un medio que permitiera la conformación de una nación cohesionada en todos sus aspectos.

La instrucción pública surgió como una preocupación fundamental de las élites criollas una vez consolidada la independencia(1), este interés se hizo patente en la creación de Centros de Instrucción sostenidas oficialmente, que iban desde las Escuelas de Primeras Letras hasta las Universidades centrales y regionales que se crearon durante la Gran Colombia bajo el gobierno de Francisco de Paula Santander, a través de la Ley de 18 de marzo de 1826(2). Se crearon entonces tres universidades principales: la Universidad Central de Bogotá, la Universidad Central de Caracas y la Universidad Central de Quito(3), en directa correspondencia con cada uno de los territorios que conformaban entonces la recién creada República.

Fue en la UNIVERSIDAD CENTRAL DE BOGOTÁ donde se iniciaron como catedráticos, eminentes personalidades de la vida nacional. Sin embargo, el funcionamiento de estas instituciones se vio afectado por los constantes debates debido al malestar y oposición que sus fundamentos filosóficos y sus planes de estudio generaron en algunos sectores políticos y sociales(4). Además, la inestabilidad política y las contradicciones ideológicas entre los fundadores de la República marcarían no sólo el destino de la Nación sino también el desarrollo de la educación en el país. Aunque la Gran Colombia fue disuelta en 1830, el proyecto educativo de Santander se mantuvo por unos años más. Posteriormente, y especialmente en sectores de tendencia conservadora, se consideraba que la causa de los problemas sociales radicaba en las fallas que tenía la educación y en la equivocada orientación de los estudios(5). Como consecuencia de ello y en virtud de la reforma promovida por Mariano Ospina Rodríguez, para quien el régimen educativo era demasiado liberal y sus enseñanzas poco prácticas, la educación, desde la elemental hasta la superior, fue reformada. La Universidad Central se transformó en 1842 en UNIVERSIDAD DEL PRIMER DISTRITO(6).

Sin embargo su vida fue efímera. Con la implantación de gobiernos liberales los proyectos educativos fueron por el "romanticismo" reformista planteado por el Radicalismo de entonces, en consideración a que uno de los pilares ideológicos del régimen era la promoción de la igualdad y la supresión de cualquier monopolio que impidiera el acceso del pueblo a los medios ofrecidos por el Estado, incluida la educación(7). El 15 de mayo de 1850 es sancionada la Ley que suprime las universidades, declara la libertad de enseñanza, de las letras y de las artes, y determina la no necesidad de poseer título profesional en el ejercicio de actividades científicas, exceptuando la de farmaceuta(8).

2. Periodo 1867-1902(9)

En el año de 1867 se traslada al Congreso el proyecto de creación de la Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia, finalmente aprobado por la corporación y sancionado por el ejecutivo como Ley el 22 de septiembre de 1867(10).

Inicia la Universidad Nacional su proceso histórico de consolidación como institución nacional de formación académica profesional. Sancionada por el presidente de la Unión el médico y General Santos Acosta. De acuerdo con su texto, la Universidad se conformaba por seis escuelas o institutos especiales, que impartirían las enseñanzas respectivas a cada una de ellas. Estas Escuelas son a saber: "Escuela de Derecho (Jurisprudencia), Escuela de Medicina, Escuela de Ciencias Naturales, Escuela de Ingeniería (Civil y militar), Escuela o Instituto de Artes y Oficios, y Escuela de Literatura y Filosofía. "(11)

Además, a la Universidad se anexarían los siguientes establecimientos: la Biblioteca Nacional; el Observatorio Astronómico, el Gabinete de Historia Natural y el Museo a la Escuela de Ciencias Naturales; el Laboratorio químico, el Hospital de Caridad y el Hospital Militar a la de Medicina. El Colegio de San Bartolomé fue incorporado a la Universidad por medio de un contrato celebrado entre el gobierno y el médico Antonio Vargas Vega el 2 de enero de 1868(12). Aunque ninguna fuente ha determinado la pertenencia del Archivo Nacional a la Universidad, de acuerdo con el informe de la comisión del Congreso, encargada de visitar la Institución, el Archivo Nacional era considerado como una prolongación de la Biblioteca y fue incluido en dicha visita(13). Finalmente se adiciona el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario a la Universidad Nacional por medio del Decreto 544, de 14 de agosto de 1885. Hacia finales de siglo se incluyeron establecimientos gubernamentales de instrucción secundaria o profesional, entre los que se destacan la Escuela de Minas de Medellín, el Instituto Salesiano de Artes de Bogotá y la Escuela de Veterinaria, entre otros.

La Guerra de los Mil Días, iniciada en 1899, ocasiona el cierre temporal de la Universidad y el estancamiento momentáneo de los destinos de la instrucción pública, cuando el 29 de enero de 1900 el Ministro de Instrucción Pública expide el Decreto 636(14) que ordena la suspensión de los establecimientos públicos de enseñanza secundaria y profesional así como las subvenciones del gobierno para la educación, hasta que el Ministerio de Instrucción Pública determina su reapertura. La Universidad se abrirá nuevamente en 1902 cuando finaliza la Guerra, reformada de acuerdo con las nuevas circunstancias del país en los albores del siglo XX.

En el transcurso de esta contienda bélica, los locales de las facultades se utilizaron como centros de operaciones militares, ocasionando daños en los mismos e incluso dejándolos en ruina total. En la sesión del 8 de febrero de 1901 el Consejo Directivo de la Facultad de Matemáticas e Ingeniería, aprobando la petición de algunos alumnos sobre abrir los estudios pendientes por la revolución, solicitó al Ministerio de Instrucción Pública la autorización para dictar las clases en locales diferentes a la escuela, debido a que "los Juzgados del Municipio, varias comisiones militares y una brigada de treinta o más bestias tienen ocupado el local de la escuela". (15)

Sin embargo, y por "necesidades urgentes de personal científico para las ambulancias del Ejército" y por la continuidad de las obras públicas, las facultades de Matemática e Ingeniería, Medicina y Ciencias Naturales siguieron funcionando; incluso en esta última se determinaron algunas concesiones para agilizar los grados. (16)

3. Periodo 1902-1935

Este periodo se caracteriza por anexiones y desprendimientos de dependencias e instituciones con la Universidad, como el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, San Bartolomé, el Observatorio Astronómico Nacional, el Archivo Nacional, el Museo Nacional, entre otros. Destacando las facultades de Matemáticas e Ingeniería, Medicina y Ciencias Naturales, Ciencias Naturales, Nacional de Odontología, Farmacia y Derecho y Ciencias Políticas.

Se cuenta con documentación que refleja las necesidades de una reforma universitaria inmersa dentro de un contexto latinoamericano marcado desde 1918 con la reforma de la Universidad de Córdoba, en Argentina, que exigía lo que más adelante se tomó en el país: la autonomía académica, modificación en el contenido de los planes de estudio y el libre acceso a la enseñanza(17). La expansión continental de este proceso tuvo diferentes características: desde un movimiento estudiantil en Argentina, pasando por la creación de un partido político en Perú o dentro de una revolución nacional como en México, hasta una permanencia como fuerza política revolucionaria latente en Cuba(18).

Las principales características de esta reforma fueron el sentimiento anticlerical y la oposición al gobierno en contraposición con unas nuevas bases ideológicas. Los estudiantes, como eje central, lideraban el proyecto de orden universitario rehaciendo los criterios de autoridad, en donde se defendía la representación de los estudiantes en los Consejos de las facultades y la autonomía universitaria frente a las políticas y directrices de los gobiernos(19).

El primer Congreso Nacional de Estudiantes en 1922, en Colombia, reclamaba porque la universidad dependía del poder político, las facultades no gozaban de autonomía pues los profesores y los rectores eran elegidos sin intervención ni participación de la comunidad universitaria ante lo cual creían "que mientras la universidad dependa del poder político, se está violando su verdadera significación(20). Por tal motivo, proponen una universidad independiente, dueña de sus recursos propios, libre de toda tutela y que tuviera una autonomía verdadera.

Este periodo termina con el primer gobierno del liberal Alfonso López Pumarejo (1934-1938) que aprobó una Reforma Constitucional, de corte intervencionista y contenido social, que permitió un gran avance en la legislación y en la práctica política. A nivel educativo se llevó a cabo una política centralizada en la educación pública; a la Universidad Nacional se la dotó de un campus moderno y se crearon los departamentos científicos que servirían a todas las facultades(21).

4. Periodo 1936-1957

La Ley 68 de 1935, Orgánica de la Universidad Nacional fue emitida bajo el gobierno de Alfonso López Pumarejo. Desde su primer artículo cambió el pensamiento ideológico al pasar de un "carácter religioso" (ley 39 de 1903) a concebir la universidad como una "persona jurídica dentro de las normas de la Constitución y de la presente ley"(22). Así mismo, determinó la conformación, el gobierno y la división académica de la universidad.

Uno de los puntos más importantes y destacables de esta Ley fue el disponer lo necesario para la creación de la Ciudad Universitaria, autorizando la adquisición de terrenos y las apropiaciones correspondientes. En esta "ciudad" se reunió en un mismo espacio las facultades de Medicina, Derecho y Ciencias Políticas y Matemáticas e Ingeniería; las escuelas de Odontología, Medicina Veterinaria, Farmacia y de Bellas Artes; el Observatorio Astronómico, el Conservatorio Nacional de Música, el Museo Nacional y el Instituto Nacional de Radium(23).

A la cabeza de la renovación pedagógica estuvo el alemán Fritz Karsen, quien hizo un inventario de las materias dictadas en cada pensum para luego clasificarlas según campos científicos y analizar como algunas se repetían en varias Carreras. Karzen determinó 14 departamentos más o menos autónomos según un orden heurístico fundamental para las Ciencias, subdivididos en Ciencias Sociales y políticas, Ciencias Naturales Artes y Educación física, más un cuerpo de servicios comunes para toda la Ciudad Universitaria. Esta idea fue retomada por el Arquitecto Leopoldo Rother, quien replico el esquema de Karsen en una maqueta que contenía las vías, accesos, edificaciones y espacios en un campus dispuesto según la idea originales(24).

La proyección de Karsen buscaba ligar los cinco centros de estudio que estaban dispersos por la ciudad en un centro administrativo que economizara, con su unidad, recursos y maximizara las posibilidades del ente educativo. Para ello, en términos arquitectónicos, se planteó una ubicación radial de los mencionados departamentos para que confluyeran en un eje en el que estuvieran reunidos los servicios administrativos y de tipo general.

En el gobierno de la universidad fueron reemplazados los rectores de cada una de las facultades por un rector general elegido por el Consejo Directivo (de una terna presentada por el Presidente de la República) para un periodo de cuatro años. Además hacía parte de este gobierno el Consejo Directivo, un síndico y el Secretario General.

Académicamente, la Universidad se organizó en facultades mayores o facultades y en facultades menores o escuelas. Cada facultad estaba dirigida por un Decano, un Consejo y un Secretario; el decano era elegido por el Consejo Directivo de la Universidad de una terna presentada por el Rector. Por otra parte, las facultades menores o escuelas eran regidas por un Director, un Consejo y un Secretario; el director lo elegía el Consejo Directivo de terna presentada por el rector.

Este periodo finaliza con la fecha en que el general Gustavo Rojas Pinilla asesta un golpe militar y coarta las libertades democráticas; fue considerado, en un primer instante, como un golpe de opinión y una justa medida a la irregularidad del gobierno conservador e intermitente de Laureano Gómez y a los problemas de orden público. En consecuencia, con un acto legislativo de la Asamblea Nacional Constituyente, el General asumió el poder en 1953(25). Dicho acto desde todo punto de vista jurídico o social era irregular y dejaba tambaleando la institucionalidad colombiana, sin embargo, hubo cierto optimismo por la relativa paz que se extendía en muchas regiones y por la Amnistía y la estabilidad que ofrecía Rojas Pinilla. Con estas condiciones se inauguró un mandato que paulatinamente limitaría las libertades civiles, siendo exponentes claros la censura y el cierre de diarios cómo El Tiempo y El Espectador, la designación de militares como rectores de la Universidad Nacional, sumado al descontento general de una población amedrentada por el régimen militar.(26)

5. Periodo 1958-1963

El desprestigio en el que había caído el General Gustavo Rojas Pinilla, determinado entre otros factores por el cierre de la vida institucional, la represión estudiantil, las restricciones a la prensa y el deterioro de sus relaciones con la Iglesia,(27) llevó a que, quienes en otros tiempos habían sido aliados del nuevo gobierno, emprendieran la conformación de un frente civil de oposición al régimen. Estas ideas tomarían forma en el conocido Pacto de Benidorm, firmado en julio de 1956 entre Alberto Lleras y Laureano Gómez, como una alianza política para allanar el camino del fin de la dictadura y del retorno de los partidos tradicionales al poder.

Una vez superados estos escollos y como epílogo del movimiento dirigido desde la cúpula de los partidos tradicionales, el 10 de mayo de 1957 un paro cívico nacional provoca la renuncia de Rojas y su reemplazo en el gobierno por una Junta Militar(28).

Es en este contexto, en el que la Universidad Nacional es reformada de nuevo, ya que dentro de los compromisos de la Junta Militar con el restablecimiento de la normalidad constitucional y los derechos civiles, la Institución no escapa a las nuevas orientaciones políticas, de modo que dentro de los actos legislativos emitidos por la Junta Militar en su corto período de gobierno se encuentra la expedición de un nuevo estatuto orgánico para la Universidad, el Decreto Legislativo 136 de 1958, que intenta encaminar la Institución por los cauces de la cultura colombiana y la "civilización cristiana", sin dejar de lado su autonomía, bajo los preceptos del gobierno, pero diferenciándose en importantes aspectos de su organización y gobierno con la Ley 68 de 1935. Entre dichas transformaciones se encuentra la supresión del Consejo Directivo, creado por la Ley 68 de 1935, como máximo cuerpo colegiado en la dirección de la Institución, éste Consejo fue remplazado por la Consiliatura que, sin embargo, no asumió todas las funciones directivas y decisorias de su antecesor.

Este cuerpo asesor estaba integrado por los Ministros de Educación y de Hacienda o sus delegados personales con título universitario; un delegado del Consejo Superior Permanente de la Educación, quien sería un ex rector de la Universidad; un Decano; un delegado del profesorado; un delegado de los Estudiantes; un delegado de las asociaciones y corporaciones nacionales; un delegado de la Iglesia nombrado por el Arzobispo de Bogotá, y un delegado de los padres de familia que tenga por lo menos un hijo estudiante de la Universidad Nacional.(29)

Sin embargo, este período de "transición" y de consolidación de transformaciones en todos los niveles de la vida nacional redundó no sólo en la transformación de la Universidad sino también de sus estudiantes, a través de las manifestaciones de un movimiento estudiantil con una mayor legitimidad a los líderes y grupos compuestos por alumnos designados democráticamente. De allí, que un órgano como el Consejo Superior Estudiantil(30), gozó de un poder de convocatoria suficiente para movilizar al estudiantado, plantear exigencias a los directivos de la Ciudad Blanca y dar pie a la consolidación del Movimiento Estudiantil. Este último se caracterizó por una propuesta, por lo general, antagónico del Gobierno, la búsqueda de la Autonomía Universitaria, la negativa a la injerencia de la Iglesia y una crítica constante a las instituciones del Frente Nacional. El Movimiento empezó a ganar protagonismo por reivindicaciones de orden interno. La relación que este rector mantuvo con los estudiantes se deterioró paulatinamente. Protestas por las condiciones de facultades como la de Arquitectura o la designación de profesores en medicina dieron lugar a paros continuados, además, se empezaron a solidarizar con protestas y huelgas de otros sectores como el de Avianca en 1961(31).

Es así como en el año de 1963 finaliza para la Universidad este período de transición y de retorno a la democracia en el país, cuando finaliza la consolidación de la ocupación del espacio que se reconoce como la Ciudad Universitaria, nacen facultades y se amplía la planta física. Además es cuando se consolida el proyecto educativo con el que la Universidad se posicionó como la más importante del país. Este proceso estuvo directamente influenciado por las posturas de los gobiernos y no fue ajeno a los inconvenientes que aquejaron a una sociedad inmersa en la violencia y la irregularidad.

6. Periodo 1964-1997

Se da inicio a éste periodo abordando, una de las reformas más significativas para la vida de la Universidad Nacional: la del Rector y medico JOSÉ FÉLIX PATIÑO, quien admite que coincidió con la mayoría de los puntos planteados por el Informe Atcon, aunque no estima que la relevancia de este texto sea la que usualmente se le confiere(32). Su administración estuvo encargada de implantar las medidas que en buena parte se venían discutiendo, de tiempo atrás, en la Comisión Quinta del Senado y que dieron lugar a la ley que sustentaría el Estatuto del Claustro.

La organización de la Universidad Nacional de Colombia, a partir de 1964, fue establecida con el Acuerdo 108 de Noviembre de 1964, el cual se sustentó con la ley 65 de 1963 del Congreso de la Republica que confirmó el carácter público de la Universidad y su no vinculación con la política militante, no obstante, se determinó que la formación de los alumnos debía de ser acorde con lo valores en los que se funda la civilización cristiana(33). La Autonomía Universitaria se determinó dictando que la Institución manejaría un patrimonio y Rentas propias, complementado con el aporte del estado, que no podría ser menor a un porcentaje fijo del presupuesto del Ministerio de Educación Nacional.

La Reforma que se planteaba incluía una transformación administrativa de fondo que ayudará a descongestionar a la Universidad y que permitiera la racionalización de recursos y el mejor manejo de los fondos públicos que percibía.

En términos Académicos la reforma redundó en la departamentalización de las facultades. Ésta busco la agrupación de las mismas por ejes vocacionales en los que se propiciaba la integración de programas curriculares, y la comunicación entre los miembros de las diferentes carreras que antes se encontraban aislados e impedía que se compartieran experiencias y conocimiento. El componente adicional de estas medidas era la racionalización de recursos y el mejor aprovechamiento de las instalaciones de la Universidad.

"La reforma en qué se basó: la Reforma es… ustedes no conocieron eso, pero cuando llegué había 27 facultades y 32 o 34 carreras, es decir una facultad por carrera, había una facultad de matemáticas, de filología, eso era absurdo, el conocimiento estaba disperso. Entonces la Reforma ¿Qué fue lo que hizo? Integrar el conocimiento humano básico en lo que sería lo que pudiéramos llamar la educación general, la cultura general, y sobre esa construir el profesionalismo" (34).

Se conforman así, las Facultades que conocemos hasta la Fecha: Facultad de Artes; Agronomía; Ciencias; Derecho, Ciencias políticas y Sociales; Ciencias Humanas; Ciencias Económicas; Enfermería; Medicina; Ingeniería; Odontología; y Medicina Veterinaria y Zootecnia.

En materia administrativa, una de las modificaciones que incluyó el auto legislativo estudiado es el cambio de la anterior Consiliatura por el Consejo Superior Universitario, como máximo ente rector del centro educativo. El gobierno de la Universidad estaba integrado por el Consejo Superior, la Rectoría, el Consejo Académico y los Consejo Directivos de las Facultades y Escuelas.

Las reformas adicionales que se dan desde 1964 hasta 1997 velan el carácter dictado por la Reforma Patiño, posteriores reformas incluyeron el bienestar universitario, estructuran las Residencias y la Cafetería central de la Universidad hasta su supresión en el primer periodo rectoral del Marco Palacios. Este periodo finaliza con la reforma que crea las Sedes de la Universidad quitando el carácter de Seccionales y conformando un nivel nacional que defina políticas de manera independiente a la Sede Bogotá.

7. Periodo 1998-Actualidad

En 1997 se establece la estructura de las Sedes, mediante el Acuerdo No. 56 de 1997 del Consejo Superior Universitario y la Resolución No. 000864 de Rectoría, del 29 de diciembre de 1997. La Resolución re-define también la estructura del Nivel Nacional. Entró en vigencia a partir del primero de febrero de 1998(35), como parte del proceso de descentralización y re-oganización administrativa de la Universidad.

A partir de esa reforma, la Universidad se Compone por un Nivel Nacional, presidido por el Consejo Superior Universitario y El Consejo Académico, con unas oficinas que se encarguen de generar las políticas Institucionales del Alma Mater y la Creación de las Sedes (Antes Seccionales) Bogotá, Medellín, Manizales, Palmira, San Andrés, Leticia y Arauca.

La Universidad Nacional hoy en día es una Institución Pública y del Estado, y como ente universitario autónomo con régimen especial con carácter pluralista, pluriclasista y laico; no responde a intereses particulares, lo cual le permite pensar y proponer soluciones a los grandes problemas nacionales más allá de los intereses de rentabilidad económica(36).

Uno de sus principales propósitos es acrecentar el conocimiento a través de la investigación y el saber, mediante el proceso de enseñanza y la formación científica y crítica de sus egresados como forma de preparación para asumir el mundo profesional y busca así mismo, interactuar con las nuevas realidades nacionales y cooperar con los cambios que requiera el Sistema de Educación Superior(37).

Parte de su misión es contribuir a la resignificación del Proyecto de Nación, así como estudiar y enriquecer el patrimonio cultural y ambiental de la Nación; como tal le brinda asesoría en los órdenes científico, tecnológico, cultural y artístico, con autonomía académica e investigativa(38).

Desde su creación ha logrado posicionarse como una de las universidades más importantes del País, teniendo como base tres pilares fundamentales; la formación académica, la investigación y la extensión.

En el 2008 la Universidad contaba con 43.959 estudiantes matriculados, 375 programas tanto de pregrado como de postgrado y es atendida por una planta de 10.483 (3.033 +7.450) personas entre docentes y personal administrativo(39).

La Sede Bogotá está conformada por 11 facultades con una oferta de programas curriculares de pregrado y de posgrado, ubicada en el campus universitario más grande de la ciudad(40), ocupa un área total de 116.000 metros cuadrados. En su interior se encuentra más de un centenar de edificios (14 de ellos con declaratoria de interés patrimonial), y de 26.748 estudiantes entre pregrado y posgrado, 2.042 docentes y 1.987 administrativos(41). Las oficinas productoras de documentos son 312(42), y se estima que el volumen de archivos es de 11.338 metros lineales. En su vida institucional, la Universidad Nacional de Colombia ha generado y recuperado los documentos que nos cuentan su historia, así como otros de académicos y científicos e instituciones que hoy han desaparecido, de gran valor para la historia del país, en especial para la educación superior.

Créditos:

  • Carmen María Romero
  • Clara Helena Sánchez
  • Jorge Arias de Greiff
  • Humberto Vergara Portela
  • Luis H. Blanco
  • Estella Restrepo
  • Ramón García Piment
  • Natalia Plata Peñafort
  • Adriana Sanabria
  • Esperanza Prieto
  • Diego Salom
  • Gabriel Escalante Guzmán

1) JARAMILLO URIBE, Jaime. El proceso de la educación en la República (1830-1886). En: Nueva Historia de Colombia. T. 2. Bogotá: Planeta, 1989. p. 223.
2) AGUILERA PEÑA, Mario. Universidad Nacional de Colombia. Génesis y reconstitución. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 2001. p. 17.
3) Ibíd., p. 20.
4) Ibíd., p. 85-107 y JARAMILLO URIBE. Op. cit., p. 236.
5) JARAMILLO URIBE. Op. cit., p. 235.
6) AGUILERA PEÑA. Op. cit., p. 257.
7) JARAMILLO URIBE. Op. cit., p. 239.
8) AGUILERA PEÑA. Op. cit., p. 199-248.
9) Algunos textos basados en: Historia Institucional en el Siglo XIX 1867-1900. Unidad Nacional de Archivo. Amaya Sara Lucia y Reyes Sandra. Noviembre de 2006
10) RESTREPO ZEA, Estela ed. La Universidad Nacional en el siglo XIX. Documentos para su historia. p. 17.
11) Ibídem.
12) CONTRATO celebrado con el Doctor Antonio Vargas Vega para las enseñanzas en el Colejio de San Bartolomé. En: Diario Oficial. Año IV, No. 1120 (3, ene., 1868); p. 1157-1158.
13) INFORME DE la Comision mista del Senado i de la Cámara que practicó una visita en la Universidad nacional por acuerdo de dichas corporaciones. En: Diario Oficial. Año V, No. 1479 (15, mar., 1869); p. 224.
14) MARROQUÍN, José Manuel. Decreto número 636 de 1900 (29 de enero) sobre suspensión temporal de ciertos establecimientos públicos de enseñanza. En: Diario Oficial. Año XXXVI, No. 11209 (7, feb., 1900); p. 123-124.
15) Archivo Central e Histórico de la Universidad Nacional de Colombia. Fondo Facultad de Ingeniería, caja 32, legajo 0019, folios 152 y 153.
16) Decreto N. 966 del primero de agosto de 1901. Op Cit, páginas 1222 y 1223.
17) Portantiero Juan Carlos. Estudiantes y Política en América Latina 1918-1938. Siglo XXI editores, 1978, página 15.
18) Portantiero Juan Carlos. Op Cit, p. 13.
19) Aguilera Mario. Alfonso López Pumarejo y la Universidad Nacional de Colombia, p. 24.
20) Primer Congreso Nacional de Estudiantes. En; Dardo Cuneo (Compilador), la reforma universitaria 1918-1938. Biblioteca Ayacucho, páginas 58-62.
21) Aguilera Mario. Op Cit, página 55.
22) Archivo del Congreso. Ley Orgánica de la Universidad Nacional de Colombia, legajo 68, folios 294-356.
23) Ibid
24) Niño Murcia, Carlos. Arquitectura y Estado. Universidad Nacional de Colombia .2003. Bogotá Segunda edición . Pags. 172.
25) TIRADO MEJÍA, Álvaro. Rojas Pinilla del Golpe de Opinión al exilio En: Nueva Historia de Colombia, Tomo II, Historia Política 1946-1986. Bogotá: Editorial Planeta, 1989, p. 108.
26) Ibid., p.110
27) TIRADO MEJÍA, Alvaro. Rojas Pinilla. Del golpe de opición al exilio. En: Nueva Historia de Colombia. T. II, Historia Política 1946-1986. Bogotá: Editorial Planeta, 1989. p. 105-126.
28) TIRADO MEJÍA., Op. Cit.
29) RESTREPO, Gabriel. La Sociología ante sus años cincuenta. En: Cuatro décadas de compromiso académico en la construcción de la Nación. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 2006, Cap. V.
30) Op. Cit. RUIZ MONTEALEGRE, Manuel. p. 91.
31) Ibid, p. 65.
32) Entrevista concertada con José Félix Patiño por la División de Archivo y Correspondencia en junio de 2009.
33) República de Colombia. Ley 65 de Diciembre 19 de 1963. Art 2. N. a).
34) Op. Cit. PATIÑO, José Félix. (31:05)
35) Acuerdo No. 56 del Consejo Superior Universitario, del 1ro. de julio de 1997, 2 págs. Artículo 1 y Resolución No. 000864 de Rectoría, del 29 de diciembre de 1997, 8 págs. La Resolución re-define también la estructura del Nivel Nacional. Entró en vigencia a partir del primero de febrero de 1998 (Artículo 11, pág. 8).
36) UN compromiso académico y social con la Nación colombiana, Universidad Nacional de Colombia, Plan Global de Desarrollo 1999-2003, Santafé de Bogotá, 1999. Pags 7,8
37) http: www.unal.edu.co
38) Ibid
39) Indicadores Básicos de la Universidad Nacional de Colombia, 2008. Oficina Nacional de Planeación
40) Datos tomados del Sistema de Información Académica corte Primer Semestre 2006
41) Ibid
42) Informe final presentación proyecto de inversión 2010-2012. en División de Archivo y Correspondencia, Febrero de 2010